Blogia
DIAGNÓSTICO

Láser verde: Cirugía para el tratamiento del crecimiento de la próstata

Láser verde: Cirugía para el tratamiento del crecimiento de la próstata

La próstata es una glándula de la forma y el tamaño de una nuez, cuyo peso normal generalmente oscila entre los 25 a 30 gramos en el hombre adulto.
Dicha glándula está situada justamente por debajo de la vejiga urinaria y rodea a la uretra en su salida de la vejiga, es por esto que su crecimiento puede comprimir al conducto urinario (uretra) y dificultar la salida o flujo libre de orina, originando por lo tanto, diferentes grados de dificultad para orinar.

La Hiperplasia Benigna Prostática, generalmente abreviada como HBP, es el agrandamiento o crecimiento benigno de la próstata. Ésta es considerada la enfermedad más frecuente de la glándula prostática.

Las molestias o síntomas que puede presentar el paciente son variables.
Generalmente se puede presentar:
• Disminución de la fuerza y el calibre del chorro urinario, más acentuado durante la noche.
• Nicturia o necesidad de orinar varias veces durante la noche.
• Chorro urinario intermitente o con interrupciones.
• Retardo para el inicio de la micción, sobre todo en las mañanas o durante la noche, así como la necesidad de hacer algún esfuerzo o pujo para asistir a la salida de la orina
• Disuria (ardor para orinar).
• Sensación de vaciado incompleto de la vejiga, es decir que no se desocupa completamente la misma.
• Frecuencia urinaria aumentada.
• Urgencia o premura para orinar, que incluso puede llegar a la incontinencia o pérdida involuntaria de orina.
• Retención aguda de orina que amerita la colocación de catéter o sonda.

Tratamiento con GreenLight Laser® o Láser de Luz Verde

Esta alternativa de tratamiento por vaporización de la próstata mediante el GreenLight Laser o Láser de Luz Verde, simplifica en una forma significativa el procedimiento transuretral, sin perder en lo más mínimo su efectividad, con ventajas importantes y con molestias post operatorias menores a los de la cirugía clásica.

¿Qué es la terapia con láser GreenLight?

La terapia con láser GreenLight o láser verde, se lleva a cabo a través del conducto urinario, introduciendo a través de un cistoscopio una pequeña fibra, sin incisiones quirúrgicas.
La fibra administra energía láser de alta potencia en una forma controlada y precisa, que calienta rápidamente el tejido prostático, vaporizándolo y produciendo así la eliminación del tejido sobrante que comprime y obstruye la uretra, facilitando la libre salida de la orina; es decir, se construye un canal o cavidad amplia, por donde va a pasar la orina libremente y sin obstrucción.

¿Qué puede esperar el paciente que se somete a este procedimiento?

• Mejoría inmediata del flujo urinario, entre un 150% a 250% más de lo que orinaba antes de la cirugía.
• El procedimiento es ambulatorio y el paciente es egresado con una sonda que es retirada generalmente a las 24 horas.
• Puede experimentar eyaculación retrógrada (el semen es depositado en la vejiga al momento de la eyaculación, y es eliminado al momento de orinar sin ninguna consecuencia negativa para la salud). Este es un cambio en la eyaculación que ocurre en todas las cirugías de próstata en las que se realiza resección parcial del tejido prostático por enfermedad benigna, sin embargo no es disfunción eréctil.
• Disuria (ardor al orinar) y hematuria (algo de sangramiento al comienzo o al final de la micción) son síntomas normales, sin peligro para el paciente y generalmente duran alrededor de 4 a 6 semanas. Este es uno de los síntomas más frecuentes que incomodan al paciente en el post operatorio, pero como se menciona, es variable en intensidad y duración, pero siempre temporal.
• Urgencia para orinar, y frecuencia urinaria aumentada. Estos síntomas van desapareciendo progresivamente. El paciente inicialmente orina poco volumen y muy frecuentemente, pero va mejorando paulatinamente.
• La frecuencia de la disfunción eréctil está reportada en sólo 1% de los pacientes. Esto se debe a que el láser no afecta los nervios que mantienen el control de la erección, por lo tanto el paciente va mantener la misma calidad de la erección que presentaba antes de la cirugía. También ha sido descrito que algunos pacientes mejoran su desempeño sexual después de mejorar la obstrucción urinaria.

Normalmente este procedimiento no requiere hospitalización. El paciente debe permanecer en el centro médico de 6 a 12 horas dependiendo del caso. Si la hospitalización es necesaria, ésta será durante 1 día.

Las actividades cotidianas podrán realizarse después de 10 a 15 días, las más extenuantes podrán reanudarse en un plazo de cuatro semanas. Se recomienda no realizar ejercicio físico hasta después de 4 a 6 semanas de la cirugía, se puede únicamente caminar a un ritmo moderado, después de la segunda o tercera semana de la cirugía.
Fuente: Globovisión.com

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres